Juguemos a perdernos Reviewed by Momizat on . Rating:
You Are Here: Home » De vez en cuando » Juguemos a perdernos

Juguemos a perdernos

RENÉ RODRÍGUEZ SORIANO | Víctor Hugo Majus nos interna en las páginas de su Piel azul, libro que se ovilla y desovilla como fina hebra y toma posesión de los sentidos del lector hasta poblarlo en pleno, como el agua

Todo mana del justo pasto del recuerdo | VHM

Jugar y jugárnosla en las aguas deseantes del poema, a toda piel, sin melindres ni acechanzas. Así de simple, sin forzaduras ni aspavientos Víctor Hugo Majus nos interna en las páginas de su Piel azul (Letra Negra, 2010), libro que se ovilla y desovilla como fina hebra y toma posesión de los sentidos del lector hasta poblarlo en pleno, como el agua, como la luz, como el deseo; un libro lleno de amor y de rabia y esos complejos colores de mares jamás vistos.

Y ahí, precisamente, es donde radica lo certero de este juego limpio en que nos sume el poeta al lanzar una cuerda al río; no con la intención de que crucemos o confirmemos la inexistencia de la otra orilla. Por el contrario, nos incita a que, sin brújula ni aperos, nademos o encallemos (en esta provincia de tu vientre), ebrios de luz, ebrios de azul.

El poeta puede ir de un lado a otro de ese azul, juntando lo posible a lo imposible —un armisticio herido de silencio y olvido—; oír la voz cegada de los pájaros enmudecidos ante la infinitud de los matices y perderse, perdernos, a todo nado, del agua al fuego, del fuego al cielo, y encontrar (se ha de buscar la música hasta encontrarla), la luz, los peces y el deseo.

Porque la palabra no tiene nombre hasta que el poeta no le pulsa la espoleta oculta que libera su sed, su extraña y desmesurada fuerza; la que nos sacude y nos redime —el aletargado y fatuo olvido— , la tan relámpago, tan luz que da vida al poema y le da piel.

Puede bajar del árbol, sin treparse, la más jugosa pulpa del poema y hallar lo que no andaba buscando en el blandengue azul de la retórica y el llanto. Y por eso pide: otórgame un atajo a tu recuerdo/ hostígame hacia el horizonte de otro pueblo.

Pero no, prefiere jugar a campo abierto sobre el pasto (En un paraje junto a tu silencio); jugar hasta perderse, sin árbitros, sin cronómetros ni anquilosadas reglas que limiten el vuelo (soy un turista en melancolías), el duelo y la posibilidad de ser e interactuar como objeto y sujeto del juego, que lo inventa y se inventa en cada página de un libro que como tal se lee, desde adentro. Al menos es la provocación que nos lanza el poeta desde el momento mismo en que accedemos a entrar en sus dominios: Volvamos entonces a los juegos de siempre / al regodeo de las rondas felices.

¿Quién guía a quién? ¿Va el ojo por los páramos del día con la encandilada lámpara de Diógenes, signando y designando tonos y matices en el vasto continente del azul? ¿Viene, a contramano, en llamas el deseo todo piel y agua, táctil, vertical, danzante?  Yo no lo sé de cierto, pero tengo la impresión de que los sentidos, en armónico vaivén, se vierten, se asumen, se subsumen, en un verde azul que es casi rojo: dermis ciega que lo puede todo. Y el poeta, tal vez, el poeta quizás se deja ser para que, a través de su ojo, no con su ojo, palpemos el instante supremo y tan fugaz de perdernos y encontrarnos en el otro, piel con piel. Tuya, lector, es la pasión. Si tienes sed y verdadera sed de apagarla; apágala con fuego en estas páginas que, para tales fines, pone el poeta en tus manos. | rrs, kingwood, tx [email protected]


Comments (2)

  • Tony Nunez

    “Puede bajar del árbol, sin treparse, la más jugosa pulpa del poema y hallar lo que no andaba buscando en el blandengue azul de la retórica y el llanto”.
    Hermoso juego de palabras, que te vierten en el nado de los pajaros del recuerdo.

  • pilarpujolspenn

    El crítico René Rodríguez Soriano,atrae la mirada hacia la naturaleza incandescente del libro de Víctor Hugo Majus,Piel Azul. “Tuya,lector es la pasión.Si tienes sed y verdadera sed de apagarla; apágala con fuego en estas páginas que, para tales fines, pone el poeta en tus manos.”

Leave a Comment

© 2011 Media Isla. Todos los derechos reservados

Scroll to top