Poetas en tiempos de miseria Reviewed by Momizat on . Rating: 0
You Are Here: Home » Abrapalabra » Poetas en tiempos de miseria

Poetas en tiempos de miseria

SANTIAGO DAYDÍ-TOLSON [mediaisla] ¿Habrá de enmudecer el verso o, a lo más, susurrar por lo bajo, acallado por el griterío de los desaforados? ¿O ha de levantarse contra la tormenta desatada la voz indignada, como de profeta, de los que habiendo visto la rosa no pueden callar el oprobio de verla pisoteada?

¿Es que el poeta tiene otro deber que no sea cantar la rosa o, mejor aún —como lo dicta el maestro creacionista— hacerla “florecer en el poema”? Bastante es para él la angélica naturaleza de lo idealizado, la embriaguez del verso de metro y sonido exactamente cantados, el embrujo de la musa que le susurra al oído la sensual y arcana belleza de las palabras. ¿Qué otro deber puede tener el que tañe la lira, el que escande el verbo de semidivina esencia?

La rosa, apenas si tocarla, dice el poeta que la sabe perfecta en el poema.

Pero los tiempos de la historia a veces marchitan a la rosa con sus fragores y ventoleras infernales; de los jardines del Edén imaginados hacen los malos tiempos desierto de malezas y breñales. Los abanderados de la mala hora, la horda impune, revuelve a su paso las aguas del manantial sereno, lo mancillan; manchan y opacan los espejos de la luna; envenenan con sus voces las plumas en pleno vuelo. De las palabras hacen mentiras y aplauden los actos que generan la miseria.

“¿Para qué —pregunta en su elegía el visionario— poetas en tiempo de miseria?” “. . . wozu Dichter in dürftiger Zeit?” (Hölderlin, “Brod un Wein”). ¿Acaso puede haber “poesía en tiempo de miseria, en tiempo de mentira y de infidelidad”? (José Ángel Valente. “Poeta en tiempo de miseria”).

Malos tiempos, miserables, corren por estos días.

¿Habrá de enmudecer el verso o, a lo más, susurrar por lo bajo, acallado por el griterío de los desaforados?

¿O ha de levantarse contra la tormenta desatada la voz indignada, como de profeta, de los que habiendo visto la rosa no pueden callar el oprobio de verla pisoteada?

Interrogante que la historia ha respondido siempre, equivocadamente, con la disputa ancestral del arte puro, inviolado y el artificio de la propaganda. Innecesaria categorización extrema que los tiempos de la injusticia y la amenaza convierten en dogmas conflictivos que destrozan la esencial unidad del lenguaje poético: su belleza: la verdad.

La respuesta no está en proponer un tipo de poesía adaptado a la circunstancia, sino en distinguir entre la verdad y la mentira. La contienda está en el verbo, capaz de nombrar lo exacto o de inventar en el engaño lo que a las fuerzas de la hipocresía les conviene.

La auténtica poesía es veraz, veraz el auténtico poeta, incuso en tiempos de dificultades.

Para recuperar del vendaval de la mentira —responderán los defensores de la verdad— es necesaria la sinceridad de la palabra poética. Para desmentir el discurso del cinismo está el poema, para desmontar el aparato ominoso de la palabrería repetida una mil veces desde el poder hasta que resuene a verdad.

Siempre, dirán algunos, han corrido tiempos difíciles para individuos y sociedades. Siempre el poeta ha vivido en ellos y en ellos se ha inspirado y de ellos habla. Pero hay momentos en que la dificultad de los tiempos se hace especialmente amenazadora y el lenguaje se vuelve más engañoso y se disfraza de imprecisiones y fórmulas mágicas que lo resuelven todo de la peor manera. Ante esta invasión del engaño, ante la confabulación del poder irresponsable que define el mundo a su manera y conveniencia, el deber del poeta pareciera ser más que nunca el de hacer florecer en sus palabras la realidad inmarcesible de la rosa intacta e intocable, la absoluta, su único objetivo: le verdadera realidad.

___________________________

SANTIAGO DAYDÍ-TOLSON (Valparaíso, Chile, 1943), ha vivido en los Estados Unidos desde la década de los sesenta. Recibió en 1973 el Doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad de Kansas y actualmente, después de enseñar en las universidades de Fordham, Virginia y Wisconsin-Milwaukee —de la que es profesor emérito—, es catedrático de literaturas hispánicas en la Universidad de Texas en San Antonio. Ha publicado en su campo de especialización, entre sus publicaciones recientes destacan Under the Walnut Tree (2013), Insectario (2014), La lira de la ira and Some Irate Lyrics (2015).


Leave a Comment

© 2011 Media Isla. Todos los derechos reservados

Scroll to top