Siete poemas de Robert Sawyer Reviewed by Momizat on . Rating: 0
You Are Here: Home » Voces » Siete poemas de Robert Sawyer

Siete poemas de Robert Sawyer

TALLULAH FLORES PRIETO [mediaisla] Traducir algunos de los poemas de Robert Sawyer fue una fortuna: una dolorosa y bella inmersión en un discurso poético tan vital como arriesgado en su sintaxis, en el que la ironía se adueña del poema y de nuestro ánimo para obligarnos a reflexionar…

American Lullaby es un canto sobre el destierro del hombre moderno que se sabe en el exilio en su propia geografía; un señalamiento de la crisis de la modernidad que evidencia la exclusión del espíritu humano. Un canto melancólico —como toda canción de cuna—, que discurre a lo largo y ancho del mundo (cuando atravesamos con el poeta sus pequeñas aldeas y algunas grandes ciudades) en el que el hombre que observa, desencantado ya, transmite su pérdida de fe en el progreso. Pero también, un canto de amor que pretende o finge vencer sobre el exterminio de la naturaleza y de los pueblos, aunque se sepa tan frágil.

Traducir algunos de los poemas de American Lullaby fue una fortuna: una dolorosa y bella inmersión en un discurso poético tan vital como arriesgado en su sintaxis, en el que la ironía se adueña del poema y de nuestro ánimo para obligarnos a reflexionar, a volver a mirar con detenimiento las ausencias, las carencias de lo estrictamente humano, la ruina de la naturaleza, y la imposibilidad de apropiarnos del devenir del otro; mientras asumimos la nostalgia de sabernos incapaces de salvar eso que se extraña del mundo. Es decir, una poética que desestabiliza al lector mediante complejas series de paradojas para humanizar la vida. Algunos interrogantes, tan apremiantes como pausados, nos dejan perplejos al concluir el recorrido de los 75 poemas con la lectura de “A Life in Brief”.  No los responderemos, seguramente, pero su fuerza inquisitiva (por indagadora) nos recuerda el miedo ante la pérdida, y el más profundo disfrute por la vida que resta, aunque nos sepamos tan solos. [TFP]

CANCIÓN DE CUNA AMERICANA

1

No hay tal cosa como barriles de petróleo. Ningún crudo pesado
Ahogando al mundo, ni sacarina tan ligera y tan dulce
como para convertir a los hombres afables en salvajes.
Ve a la cama querida mía, no hay tales barriles de petróleo.
Sólo hay automóviles cromados, fogonazos y velocidad.
Uno para cada hombre, mujer y niño
Soñando con la gran carretera.

2

No hay tal cosa como calentamiento global.
O lo que es lo mismo, antiguos bosques
Cuyas copas podrían albergar a cien, a mil Estatuas de la Libertad.
No hay tal cosa como pérdida de hábitat o especies amenazadas.
El mundo es bueno e inmutable, hija mía.
En nuestros bosques y lagos y montañas y desiertos
La vida está por encima de la cuantificación y la razón.

3

No hay tal cosa como la guerra
Ni odios ancestrales ni sangre a punto de ebullición.
Somos un solo mundo, entero e indivisible.
Así que arrellánate en tu cama blanda.
cada mañana despierta en tu habitación de luz.
Siempre ha habido suficiente para todos
Y nunca se te pedirá que prescindas de nada.

 

PUERTO DE HONG KONG 1984

A este lado de la ventana
Un chorro de crisantemos.
Afuera, la lluvia torrencial.

Desde esta distancia el mundo parece silencioso.
Pero si en algún lugar alguien canta
Es porque alguien escucha en algún lugar.

Si este fuera el último día de mi vida, ¿lo sabría?
Y si lo supiera,
¿Fingiría?

 

NOCHE EN EL INFIERNO REVISITADO

1

Dios continúa buscándonos en los lugares más extraños.
Sus ojos se iluminan
Como perlas dentro de armarios grises.

2

Todavía clama con ese susurro ronco tan suyo
Desde esos callejones que prefiere y
Que no tienen salida.

3

Sin falta aparece, resplandeciendo en longitudes de ondas
Invisibles a los ojos que nos dio
Y con frecuencias ininteligibles
a nuestros famosos cerebros.

 

OCASO (en Broadway)

Desearía haber entendido la belleza
en las hojas caídas.  ¿Ante quién
somos hermosos mientras avanzamos?
DAVID IGNATOW | De Tres en transición

¿Terminaré como él, ajeno al tiempo y al espacio,
rascándome con furia entre una pequeña plaza de papel?
Mejor él que esa mujer agachada entre automóviles estacionados.
O que ese hombrecito que después de haber perdido todo
decidió que sus zapatos eran desechables también.

Es difícil ser parte de la decadencia del otro.
Decadencia es la única palabra para esto.
Incluso desde la distancia es desconcertante. ¿No es así?
¿No nos avergüenza nuestra manera de responder?
Cómo desearíamos que se hubieran ido las pesadillas con todo.

Sin embargo, qué difícil ver la decadencia de tantos.
Qué difícil imaginar cómo alguien puede estar tan solo
Aquí en un mundo en el que a duras penas se habla del amor.

 

UN EPITELIO

¿Qué es el matrimonio, sino un recuento
desde lo absoluto hasta el fin?

1.

El amante y el amado alineados, dos vidas paralelas
Que se encuentran en un lugar conocido sólo para ellos.
Están de acuerdo:
No hay héroes excepto amantes, no hay grandes actos excepto el amor.
Si hay una puerta, uno de ellos llamará, el otro responderá.
Mientras sus ojos estén abiertos, ninguna multitud podrá ocultarlos de sí mismos.

2.

Me impresiona la modestia de los amantes.
Cómo requieren nuestra presencia aquí para poner a prueba el adhesivo
Que han mezclado en la oscuridad y aplicado con su propia humedad.
El amor es mucho más grande que la suma de sus sustantivos,
Superlativos y verbos.
Pero la espera para demostrarlo puede parecer interminable.
Ahora, aquí, entre testigos, la espera ha terminado.

Está por fin presente en el más pequeño
Casi imperceptible gesto.
Secuestrados todos por los amantes -vigilantes del amor-
La luz en el ojo, un señuelo,
Los labios, una red.

3.

Mirar tan de cerca es ver, escuchar tan intensamente es oír,
Hablar es alabar.
Los dioses del amor pueden ser caprichosos, en ocasiones, sádicos,
Sin embargo, merecen nuestra alabanza.

En el amor, somos como un hombre y una mujer que, hambrientos como niños,
Continuamos con hambre toda la vida.
Como esposo o esposa, alimenta a tu amante.
Alimenta a tu amado.
Lame tu plato limpio.

 

LAS TRES GARGANTAS DEL RÍO YANGTZE

Dinastía tras dinastía tras dinastía
Desde la Xia y Tang hasta la Maoísta y Yuan
Los poetas han alabado estas rocas
Y al río feroz que las creó.
Pero los poetas son indolentes y evitan el trabajo duro.

Para ellos un río es una metáfora
Los barcos naufragados y los pescadores ahogados son metáforas.
Las lágrimas de las esposas y las madres son hermosas.
Sus gritos desesperados hacen una especie de música
Que en los poemas son frecuentemente descritos como hermosos.

Pero a partir de este momento, no habrá música.
No más metáforas, o por lo demás, poetas.
Qutang, Wuxia y Xiling desaparecerán
Detrás de la monstruosa Presa de las Tres Gargantas.
Y el agua, por todos sus siglos de aullidos, será la calma.

“No hay música”, tal vez he exagerado mi asunto.
Las metáforas, como la energía, no serán destruidas, sólo transformadas.
En cuanto a la belleza, no debemos sorprendernos cuando los poetas la encuentren
En las personas desplazadas, en las aldeas ahogadas, en los paisajes de ingeniería.
Después de todo, ¿qué utilidad podría haber en el sufrimiento más allá
De inspirar palabras plenas de sentimientos que cantan?

 

LOS ORÍGENES DEL HABLA

Cuando los ríos rugieron y los Dioses
En las cimas de las montañas renegaron
La naturaleza desafiante se
Unió a la ignorancia negra.
Luego, sobre las cenizas y el estiércol,
El hombre se arrastró.
La lluvia enferma, el viento enfermo, el mar enfermo,
Amontonados y aislados

Entre las grietas de la tierra
Entre la acumulación de piedras y de trapos anudados
El Hombre.

Entonces las cosas hablaron.
Tantas bocas.
Y el hombre, muerto de hambre o festejando,
Bajo piedra, paja, viga o cielo
En cuclillas, temblaba y
Escuchaba.

Había vida en las cosas.
Espíritus
En el aire.
Mujeres en el agua.
Y siempre, en todas partes,
El Hambre
Hablando como un motor
Improvisando
El habla.

__________________

ROBERT SAWYER nació en Brooklyn y ha recorrido gran parte de Estados Unidos creando anuncios publicitarios para grandes marcas; ha sido ganador del Discovery The Nation Poetry 2003. Ocasionalmente publica relatos y otros textos literarios en revistas y medios con The Journal of Media Arts and Cultural Criticism, Afterimage y The New York Times. Ha publicado American Lullaby (Exits but no Escapes Press, NY, 2014).

____________________________

TALLULAH PRIETO FLORES (Barranquilla, Colombia, 1957), considerada una de las voces femeninas más importantes del Caribe colombiano y del país, ganó el Premio de Arte y Poesía del Festival Internacional de Poesía de Curtea de Arges, Rumanía. Desde hace nueve años, codirige el Festival Internacional de Poesía en el Caribe, PoeMaRío, en Barranquilla. El revés de la caída (Uniediciones, Bogotá, 2017) es su libro más reciente.


Comments (1)

  • Robert Sawyer

    Thank you again for including this interview and my poems in this edition. It am deeply honored, so much so, I have shared widely. I hope it widens your audience and also your admirers.

Leave a Comment

© 2011 Media Isla. Todos los derechos reservados

Scroll to top