Extrañamiento entre el mito y el lenguaje Reviewed by Momizat on . Rating: 0
You Are Here: Home » Lecturas » Extrañamiento entre el mito y el lenguaje

Extrañamiento entre el mito y el lenguaje

EDUARDO MILLÁN [mediaisla] Restar es la palabra que designa la operación de escritura que emplea Felipe García Quintero en «Piedra vacía». La operación es difícil porque se realiza sobre el corazón del problema poético contemporáneo.

Toda una vertiente de la poesía actual toma en cuenta como problema la cuestión del lenguaje y su tematización práctica: la escritura. Herencia de lo mejor del siglo XIX que las vanguardias del XX dilapidaron, como debe ser en las estéticas excesivas, la cuestión se fue borrando en la medida en que la resonancia del estallido estético-histórico que representaron esos movimientos se iba apagando conforme se acababa un siglo signado por el desastre y dar paso al siglo de la conformidad, una conformidad sin forma.

A fines de los setenta era sospechoso tocar el tema del lenguaje poético en el lenguaje poético, un desdoblamiento de versura como de buey anterior que se vuelve al sí mismo que dejó atrás: doble buey de la vuelta completando la versura. De manera que: leer Piedra vacía (mediaisla, 2017) de Felipe García Quintero estaría en un ahora poético puntual en la re-consideración escritural del poema como sentando plaza de presente y certificado de autenticidad histórica. Casi normal. Pero el problema no es estar o no estar en el tiempo sino de qué manera.

Nunca había leído el trato minucioso de la conciencia de la escritura de cara al problema del lenguaje poético con una altura de tragedia, con un cierto dolor que niega toda adjetivación de frialdad que acompaña a la verificación del verso que habla de la escritura convertido en una prosa fragmentaria que apela a una cierta circularidad no obsesiva y que marca su arruinamiento antes que ocurra. Heráclito que se ve devenir y no le debe nada a las eras ni a los eones ni al río ni a sí mismo como rey ya arruinado, sólo se ve. Eso sucede, sigue su curso. Esa conmoción, esa actitud contenida de un desmoronamiento interno ante el lenguaje pasa directamente como contagio al que lee.

Sin ningún tipo de chantaje sentimental, ni de coartada ni de lamento: a Felipe García Quintero le viene al auxilio el mito, no un mito especial, sino un resto de discurso mítico, un resto de relato, que con-figura —forma una plástica— el modo de la mirada que escribe. Un libro que tiene huella en la mirada. Mirada, escritura y conciencia están alineados en la trinchera del lado de ahí. Liberan una carga que toca directamente la ontología del problema poético contemporáneo. Lo raro es que lo haga sin producir un estallido demasiado notorio: una razón implosiva parece comandar las acciones. Fuera de ahí, el golpe seco de las quebraduras. Si es difícil conmocionar en el hoy terrible que se vive parece que lo más vivo de la posibilidad reside —ya lo anticipaba Alain Badiou en El siglo (2005)— en la sustracción.

Restar es la palabra que designa la operación de escritura que emplea Felipe García Quintero en Piedra vacía. La operación es difícil porque se realiza sobre el corazón del problema poético contemporáneo. Parecería imposible dar la dificultad de la acción sin caer en el melodrama: ¿hay conciencia de lo que se pone en juego al asumir una reflexión sobre el lenguaje y la escritura poéticos de frente a todo lo dicho sobre el tema y sin atisbo de temor? La imposibilidad parecía fría antes de leer Piedra vacía. Ahora conozco su temperatura, su condición tibia, su estar a favor simplemente, sin saber bien de qué. La incertidumbre cierta, esa misma, habita esta Piedra vacía.

____________________

EDUARDO MILLÁN [Rivera, Uruguay, 1952]. Poeta, ensayista y docente universitario, fue miembro del consejo de redacción de la revista Vuelta dirigida por Octavio Paz, donde escribió ininterrumpidamente de 1987 a 1990 la columna “Crónica de poesía”. Entre sus publicaciones destacan: Estación estaciones (1975), Una cierta mirada (1989), Pan para las hormigas (2008) y En suelo incierto, ensayos (2014). Reside en México desde 1979.

Leave a Comment

© 2011 Media Isla. Todos los derechos reservados

Scroll to top